Consejos para el cuidado de los perros en verano

La hidratación, la exposición solar y las características de cada de raza son algunos de los factores a tener en cuenta para un correcto cuidado de los perros en verano.

verano-y-perros

Disfrutar del verano con perros

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, los propietarios deben prestar especial atención a sus mascotas. Cuando los termómetros alcanzan los 40 ºC supone un aviso importante para el cuidado de los animales, sensibles especialmente a las denominadas “olas de calor”. Por ello, la Real Sociedad Canina de España ofrece una serie de pautas para el cuidado de los perros en verano, teniendo en cuenta sus necesidades, para que ellos también puedan disfrutar al máximo esta época del año.

Cuatro consejos para el verano

Controlar la hidratación: con las altas temperaturas, los perros también necesitan tomar más cantidad de agua de la habitual. Por ello hay que procurar que siempre tenga acceso a un cuenco con agua fresca y limpia, y al salir a pasear llevar una botella específica para que pueda reponer líquidos también fuera de casa.

Los perros son vulnerables a los golpes de calor, cuyos principales síntomas son jadeo, mirada en blanco o ansiosa, falta de respuesta a las órdenes, temperatura alta, piel seca y caliente, deshidratación, taquicardia, y desmayos. Para prevenirlo, además de la hidratación, hay que evitar el ejercicio excesivo y que permanezca demasiado tiempo en sitios con poca ventilación.

Adaptar el horario de los paseos a aquellas horas del día en las que las temperaturas son más suaves, como la última de la tarde y por la noche. Evitar las horas centrales del día (de 11 de la mañana a 4 de la tarde) y pasear por zonas de asfalto para prevenir quemaduras en las patas o las almohadillas.

Si se está de vacaciones en la playa o montaña y se pasa mucho tiempo al sol, hay que proporcionarle su propio sitio alejado de los rayos solares. El perro también agradecerá que lo bañen con agua dulce o lo rieguen con la manguera y, cuando no sea posible, humedecerle las zonas de la cabeza y el tronco.

Por último, hay que recordar no dejar nunca a un perro dentro del coche estacionado, ni siquiera a la sombra y con la ventanilla entreabierta. Las altas temperaturas les afectan con mucha rapidez.

el-verano-y-los-perros

Share

Leave a comment

Your email address will not be published.


*